Historia del motociclismo: 30 años sin Iván Palazzese

Iván Palazzese

Un 28 de mayo de 1989, en el trazado alemán de Hockenheim, la tragedia se presentaba durante la carrera de 250cc, cuando el venezolano Iván Palazzese y su Aprilia quedaban tendidos en medio del asfalto del circuito alemán.

Iván Palazzese, nació en Alba Adriatica, Italia el 2 de enero de 1962, pero su nacionalidad era venezolana. Desde muy joven, Iván, mostró su pasión por las motos y la velocidad debutando en la categoría 125cc. Luego de haber practicado el karting.

Poco a poco la vida deportiva del joven venezolano lo fue llevando a competir fuera de su país, donde corrió de la mano de su amigo Johnny Cecotto, bajo la tutela de Andrea Ippolito.

Palazzese

Así fue como llegó a subir al podio en el campeonato del mundo de motociclismo con tan solo 15 años, compartiendo honores con Ángel Nieto y Anton Mang, en la categoría de 125cc, en el Gran Premio de Venezuela, cuando solo tenía 15 años y 77 días. Un hecho histórico en el motociclismo de velocidad, que ni Márquez con su juventud pudo superar.

A lo largo de su trayectoria Palazzese corrió en 69 grandes premios, donde logró 9 podios y ganó dos de ellos. Durante 12 años Iván corrió con los equipos Morbidelli, Yamaha y Aprilia y su mejor ubicación en una general, fue en el mundial de 1982, cuando fue tercero.

Por fortuna la tragedia de ese día en el trazado alemán, sirvió para mejorar la atención, la respuesta y la cultura dentro de la pista.

A continuación queremos compartir una crónica de un amigo: Octavio Estrada quien nos habla de cómo fue la carrera de Palazzese y lo que ocurrió un día como hoy, hace 30 años.

*********************************************

Caracas, 28 de mayo de 2019

Por: Octavio Estrada @octano66

A 30 años de su desaparición

¨IVÁN PALAZZESE NO QUERÍA CORRER CON ESA MOTO¨

Iván Palazzese

El doctor Giuseppe Figurelli, médico venezolano y amigo de la infancia del campeón, revela los temores de Iván y comparte varias anécdotas personales del inolvidable centauro fallecido durante el Gran Premio de Alemania de 250cc de 1989.

Durante la disputa de la sexta válida del Campeonato Mundial de Motovelocidad de 1989, el Gran Premio de Alemania en la clase 250cc celebrado el 28 de mayo, se registraba una caída colectiva a la entrada del denominado Estadio o Motodrom del circuito de Hockenheim, accidente que cobró la vida del venezolano Iván Palazzese. Tenía 27 años de edad.

El oncólogo venezolano Giuseppe Figurelli acompañó en Caracas a su gran amigo Iván Palazzese en las semanas previas a la partida del piloto hacia su nuevo reto: formar parte de la escuadra oficial Aprilia con el modelo AF1V dotado de un motor Rotax austriaco, equipo en el que iba a tener como compañero al belga Didier De Radigues.

A tres décadas de aquella infausta tarde germana, Figurelli asegura que Palazzese tenía un oscuro presentimiento acerca de la campaña que estaba a punto de encarar, confesándole en repetidas ocasiones sus temores ante el peligro de verse involucrado en un nuevo accidente, como el que protagonizó a mediados de 1988 en el peligroso trazado belga de Spafrancorchamps.

¨El accidente que tuvo en la temible curva Eau Rouge durante el Gran Premio de Bélgica de 1988 llenó de dudas y temores a Iván – afirma Giuseppe Figurelli – En esa tremenda caída que se produjo cuando luchaba entre los cinco primeros ante las motos oficiales, llegó a sufrir un paro cardiorespiratorio de varios segundos pero los médicos lograron estabilizarlo. A partir de entonces creo que no volvió a ser el mismo. Después de ganar en noviembre el Latinoamericano realizado en Turagua, fue a Portugal a completar los primeros ensayos con la nueva Aprilia, pero sus preocupaciones aumentaron, tanto que incluso le dije que podía prepararle una justificación en la que podía descartarlo para competir por razones médicas, pero me dijo que no, porque tenía un contrato firmado y tenía que cumplirlo¨.

Los últimos meses en la vida de Iván Palazzese fueron bastante intensos, porque combinó la satisfacción de apoderarse de su cuarto título latinoamericano (el primero en 250cc después de vencer en tres ediciones consecutivas en 125cc entre 1977 y 1979), en un duelo cumplido en el aragüeño circuito de Turagua, en el que saldó una deuda con su amigo Luis Eduardo Lavado, el hermano menor de su antiguo compañero de equipo, Carlos Alberto Lavado, mientras en el ámbito personal, contrajo nupcias con su novia Irama, si bien todo se desarrolló de manera apresurada y en secreto, porque hasta necesitó de la complicidad de algunos amigos para efectuar la ceremonia privada.

Palazzese

¨Iván no quería correr con la Aprilia en 1989 – de acuerdo a Giuseppe Figurelli -, porque desde el primer contacto que tuvo con la moto, advirtió que contaba con un motor  potente (Rotax), pero el chasis no le brindaba buenas sensaciones, era muy inestable, calificándolo de ¨saponetta¨(palabra italiana que significa barra de jabón, al compararlo con lo resbaladizo de su movimiento). Él completó el primer test con la Aprilia en Estoril a comienzos de diciembre de 1988 y sufrió una caída en la que se fracturó una muñeca. Al regresar a Venezuela a pasar el fin de año, me dijo muchas veces que no quería manejar esa moto porque la consideraba peligrosa¨.

Después de dos temporadas alejado de las pistas tras su abrupta ruptura con el team Venemotos-Yamaha a mediados de 1984, Iván Palazzese retornó al Mundial de la clase 250cc en 1987 como integrante de una pequeña y modesta estructura privada que lo tenía a él como piloto y preparador, acompañado de los también criollos Víctor ¨Tusa¨ Cascarano y Roberto Jurado. Sobre una Yamaha completamente original y con el respaldo de la empresa de su tío – los escapes de competencia MIVV – y de la disquera venezolana Manoca, al culminar la campaña y con apenas 24 años, Palazzese se adjudica el reconocimiento como el mejor piloto privado, con numerosas presentaciones en las que culminaba mejor clasificado que los pilotos oficiales de las fábricas Honda, Yamaha y Aprilia.

¨Como si de un mal presentimiento se tratase, Iván volvió del Mundial 1988 con más incertidumbres que alegrías – prosigue Figurelli –  Él que siempre había sido una persona tranquila y de un comportamiento que rozaba en la timidez, ahora me hablaba repetidas veces de las muertes que sufrieron los franceses Patrick Pons y Michel Rougerie (el primero arrollado en 1980 por su compatriota en el circuito de Silverstone, mientras Rougerie corrió una suerte similar un año después en Rijeka, la entonces Yugoslavia). La última vez que lo hizo fue la noche antes de partir a Europa, los últimos días de enero de 1989: me regaló una chaqueta de su nueva escudería y me dijo que si volvía, nos veríamos al culminar la temporada¨.   

Palazzese

NIÑO PRODIGIO EN UNA ERA DE PELIGROS IRREALES

Con apenas 15 años y dos meses, en la primera edición del Gran Premio de Venezuela disputado en 1977 en la pista de San Carlos, Iván Palazzese asombró al mundo al concluir en su debut en el tercer lugar en la clase 125cc, celebración que encabezó el multicampeón mundial español Ángel Nieto, seguido del mecánico alemán Anton Mang y del quinceañero venezolano nacido el 2 de enero en la localidad italiana de Alba Adriática. El registro de Palazzese lo convirtió en el piloto más joven en haber subido al podio, una marca que nunca más sería superada, ello a pesar de la irrupción de decenas de adolescentes durante los últimos años noventa y la entrada del nuevo milenio.

¨A Iván lo conocí en 1974 a través de un primo suyo que estudiaba en mi colegio (Américo Vespuccio) – evoca Figurelli – Su primo solía decir que corría karting, pero resulta que se trataba de Iván, quien entonces tenía 11-12 años y comenzaba a destacar, aunque en 1975 dejó el karting para pasarse a las motos donde de inmediato fue figura por su talento y su edad. Nunca se me va a olvidar la vez que estábamos en San Carlos en el arranque del Mundial, creo de 1979, y la batería de su moto (MBA) se dañó el viernes y a mí me tocó regresar a Caracas, buscar una nueva que la vendían en Baruta y costaba 5 mil bolívares que entonces era mucha plata, pero la conseguí y logré regresar a tiempo el sábado en la mañana para que pueda salir a clasificar: hizo la pole y el domingo estaba ganando la carrera de 125cc como con 5 segundos de ventaja, pero una manguerita o conducto del combustible al carburador se soltó porque rozaba con el movimiento de su pierna y perdió una carrera que nadie le habría podido quitar¨. 

Al ser apenas un quinceañero y tras intentar sin éxito recibir el permiso para participar en las válidas mundialistas europeas donde no lo dejaron correr, Iván Palazzese dominó a placer en los torneos de Venezuela y en los certámenes continentales y es recién en 1980, al cumplir 18 años, cuando puede competir en los trazados del Viejo Continente. Con una estructura muy modesta, acompañado de sus padres, Iván ratifica sus condiciones y en 1982, en su tercera temporada en la clase 125cc, en la parte final del calendario se alza con las victorias en los grandes premios de Finlandia (Imatra) y Suecia (Anderstorp), éxitos que lo dejan en el tercer lugar final en el octavo de litro sobre una MBA con asistencia de la casa italiana.

¨Para 1983 Iván firma con Venemotos-Yamaha para correr junto a Carlos Lavado en 250cc – continúa el doctor Figurelli -, pero definitivamente no tuvo suerte porque incluso antes de arrancar la temporada, Andrea Ippolito, quien lo quería mucho, falleció en febrero y sin el Maestro perdió un apoyo enorme, mientras en las primeras carreras en Europa, Iván estaba ganando pero se cayó en Italia (Monza) en la última vuelta junto a Sito Pons, después hubo otra carrera en la que también se fue al piso cuando iba primero, y en Holanda (Assen), ayudó a Carlos que estaba peleando por el título y completaron ese histórico 1-2. En 1984 las cosas empeoraron, porque después de lesionarse la clavícula al irse al piso en España (Jarama) cuando iba despegado en la punta con varios segundos de ventaja, una vez recuperado termina cuarto en Bélgica (Spafrancorchamps), pero Ferruccio Dalle Fusine, el jefe técnico del equipo Venemotos, le reclamó de mala manera que no había sido lo suficientemente rápido, eso molestó mucho a Iván, hubo un nuevo cruce de palabras y acusaciones y hasta una llave saltó por los aires, y tras ese feo incidente, Iván decidió dejar el equipo y abandonó las carreras¨. 

Palazzese-30-aniv-06

Decepcionado del ambiente de las competencias, Palazzese comienza a trabajar en el oriente de Venezuela en la empresa de construcción de su tío, apenas participa en en el Latinoamericano de Ecuador 1985 donde es superado por Luis Lavado. Ese mismo año, Iván tiene oportunidad de probar en Monza una KTM con motor Rotax, pero advirtió que era una máquina no era competitiva. Su fantástico regreso al Mundial 1987 y la gran temporada 1988 como piloto privado lo proyectan como posible candidato a manejar una codiciada Honda, aunque al final acordaría con la italiana Aprilia, si bien sus ilusiones de contar con el respaldo de un equipo de fábrica se topan con el discreto rendimiento del fabricado de Noale, todavía en fase de desarrollo. Ese año 1989 Palazzese coincidiría en el Mundial de 250cc con Luis Lavado, quien como le ocurriera un lustro antes al propio Palazzese dentro del equipo Venemotos, padecerá serios contratiempos dentro del seno de la escuadra venezolana.

¨Como la mayoría de los pilotos en ese ambiente donde el peligro estaba siempre presente – rememora Figurelli -, Iván tenía algunas manías y costumbres, además, era muy católico, y siempre llevaba una estampita del patrono de la región de Abruzzo: San Gabriele, figura que se le olvidó colocar en su moto el día de la tragedia… Recuerdo también cuando ganó el Latinoamericano en Turagua 1988: me pidió que le llevase siempre la moto a la grilla de largada, que nadie más la tocara, entonces nos hicieron una foto donde estábamos Iván, su padre Pietro y yo, pero luego esa imagen se la entregué a otra persona y no la pude recuperar… Increíble, la única foto que tenía con él en la pista y no la conservé. Iván ganó las tres mangas de ese Latinoamericano y esa moto que estaba preparada por él mismo, se la vendió después a Miguel González, yo mismo se la entregué porque ya Iván se había ido a Europa para no retornar¨. 

UNA VERSIÓN DISTINTA DEL DÍA FATAL

A tres décadas de la tragedia que cobró la vida de Iván Palazzese, su amigo Giuseppe Figurelli maneja un relato del todo inédito acerca de lo acontecido en aquella tarde del 28 de mayo de 1989, cuando tras golpear la moto del austriaco Andres Preining que había gripado el motor de su Aprilia, Palazzese se cae a la entrada del denominado Estadio de Hockenheim y queda en medio de la pista y cuando se incorpora, es embestido por la máquina del italiano Fabio Barchitta (Aprilia), así como la del francés Bruno Bonhuill. Las lesiones sufridas por el venezolano resultan fatales, ello a pesar de los desesperados esfuerzos para reanimarlo de parte del veterano italiano Virginio Ferrari y del inmediato traslado en helicóptero por parte de los servicios de emergencia.

¨Varias personas en Italia me aseguraron que el accidente de Iván se produce porque el piloto que va delante de él (Preining) tuvo que frenar de repente para no golpear un zorro que salió del bosque y se atravesó en la pista – señala el doctor Giuseppe Figurelli – Fue algo similar a lo que unas semanas antes había ocurrido en unas prácticas privadas de Fórmula 1 con el inglés Nigel Mansell (entonces piloto de Ferrari), al atropellar un zorro que se metió al circuito y no pudo esquivarlo, accidente en el que destruyó su auto. Eso fue lo que me dijeron, pero fue algo que no trascendió porque eso le habría hecho mucho daño a  los organizadores alemanes¨.

Antes de la carrera en Alemania, Iván Palazzese venía de alcanzar en Italia (Misano) el séptimo lugar, en su mejor desempeño con la Aprilia, ubicándose detrás del local Marcellino Lucchi con otra moto de Noale, siendo hasta entonces la figuración más destacada para la marca italiana. Durante los entrenamientos de la fecha peninsular, el venezolano Luis Lavado protagonizó una fuerte caída en la que sufrió la fractura de la cadera, percance que lo mantuvo alejado de las pistas durante dos meses.

Palazzese-30-aniv-07Palazzese y Lavado, fueron compañeros y amigosPalazzese-30-aniv-03Una época en la que Venezuela tenía grandes figuras en el motociclismo mundial, Iván con la moto #49 y Carlos Lavado con la #1Palazzese-30-aniv-04Aquí vemos a Iván Palazzese, trabajando en su moto.