Movilidad eléctrica, ¿cruda o sin auxilio gubernamental? Editorial Ed. 149

El pasado 20 de septiembre, fuimos ponentes en un foro sobre el crecimiento del mercado en la movilidad eléctrica, en el Chongqing International Convention Center, como parte académica de la feria CIMAMotor 2019. Allí hablamos sobre dicho aspecto en Colombia, si bien aún es un tema incipiente, ya comenzamos a ver estos vehículos rodando tranquilos sin las restricciones ambientales de los de combustión.

Pero la pregunta es ¿qué más hace falta para que la movilidad eléctrica en dos ruedas sea una verdadera opción en nuestro país y en mercados similares al nuestro? Consideramos que son 4 puntos los que pueden ser un obstáculo a la hora de decantarnos por esta opción. El precio, la autonomía, la velocidad máxima y la capacidad para moverse en los terrenos pendientes, son fundamentales a la hora de elegir una moto eléctrica vs. una de gasolina. En efecto el valor de ambas puede ser muy similar, pero sus prestaciones en cuanto a velocidad máxima, autonomía y desenvolverse en terrenos montañosos, son el punto de quiebre de muchas de ellas. Aún así las cifras de ventas está creciendo pasando de 90 unidades en septiembre del año pasado a 184* en este año.

A pesar de estas cifras nos queda claro que la conexión con el cambio se demora y en la mayoría de los casos, quienes buscan una moto eléctrica lo hacen como alternativa a un vehículo de combustión que ya poseen y que durante las horas o días de restricción se queda en casa, mientras su similar se desconecta para salir a rodar.

Sin duda este es el futuro y para muchos países ya es el presente, pero mientras no exista un compromiso real por parte del gobierno para apoyar a los usuarios de esta movilidad, será difícil masificar este producto.

*Informe Andemos, septiembre 2019.

Foto-edito-149Nuestra Editora, nos representó en China, en el foro sobre el mercado y la movilidad eléctrica