Nuevos Vientos – Editorial 143

edito-143-01Son varios los factores que hoy pesan en contra del sector de la moto y que obligarán a las empresas a inventar nuevas estrategias para inclinar nuevamente la balanza a su favor.

No es un secreto para nadie que el 2017 arrancó con una desaceleración importante en todos los sectores de la economía, tema del que las motos no están ajenas. Los números hablan de un descenso cercano a un 15% en las ventas de motos nuevas durante el primer trimestre del año y algo similar puede suceder con todo el sector.

Las razones son varias, la principal está en la pérdida de capacidad adquisitiva que hemos sufrido la mayoría de los colombianos en los últimos años por cuenta de la devaluación de nuestra moneda, lo cual implica que hoy debamos pagar hasta un 30% más por los mismos productos, cuyas materias primas están dolarizadas, ya sean motos, accesorios, llantas, etc. Luego está el tema de impuestos, cuyos incrementos vienen a encarecer aún más todos los productos y a golpear aún más el poder de compra. Otro factor importante, que afecta en particular la venta de motos nuevas, es el endurecimiento en los requisitos para acceder al crédito, agregando a esto el incremento en las tasas.

Para un colombiano promedio, cuyo salario nunca subirá más de un 6 o un 7%, que además encuentra más difícil y costoso el acceso al crédito y que debe pagar más impuestos en todo lo que adquiere, la mejor opción parece ser conservar su moto actual y esperar a ver qué propone el mercado ante esta situación. Ahí es donde las marcas tienen el desafío de encontrar nuevas fórmulas o estrategias que les permitan inclinar nuevamente la balanza de su lado, con productos y ofertas que estén acordes a la situación actual.

Decir que hay crisis sería incorrecto. Simplemente el mercado es cíclico y cada tanto pone a prueba a las empresas, cuyos equipos de mercadeo y de desarrollo de nuevos productos tienen una tarea importante por delante, seguramente en estos momentos todos están enfocados en ella, pensando en cómo volver a capturar esos nuevos clientes.

Soplan nuevos vientos y aunque ahora el panorama no parezca muy alentador, esperamos que con ellos vengan cosas muy positivas.

Deja un comentario