MV Agusta Rivale 800

Arte en dos ruedas…

MVAg_rivale800_ed136_02Hay motos que nacieron para trabajar, otras para llevarnos hasta el fin del mundo, pero las MV Agusta son simplemente juguetes para adultos, motos creadas como si se tratara de obras de arte, cuyo único objetivo es poner a fluir la adrenalina en grandes dosis.

Bastantes años atrás, cuando comencé a sumergirme en el mundo de las motos, encontré un día en una feria de libros usados, un texto llamado el “Manual del Motorista”, escrito a finales de los 70 por el británico David Minton, periodista especializado en el tema, viajero, probador y conferencista. Su libro era un viaje por el origen de las motos, donde se podía entender su funcionamiento, aprender las técnicas esenciales del manejo, un poco de mecánica básica, consejos para viajar y para rodar seguro, también permitía conocer las diferentes modalidades del motociclismo deportivo, así como los grandes “ases”, pero además dedicaba un buen espacio a las motos más exitosas hasta ese momento en el Mundial de Velocidad y entre todas se destacaba la MV Agusta con sus máquinas de 4 cilindros, construidas en una pequeña fábrica italiana, propiedad de una familia de la nobleza, que de producir aviones derivó a las dos ruedas, creando algunas de las mejores motos de carreras de la década de los 50 y 60, con las que alcanzaron un récord fenomenal de 63 campeonatos mundiales en todas las categorías entre 1948 y 1976, logrando 17 títulos consecutivos de 500cc y más de ¡3.000 victorias! en grandes premios.

MVAg_rivale800_ed136_03
Desde entonces siempre había deseado subirme a una MV Agusta o por lo menos verla y escucharla. Tarea difícil, sino imposible, considerando que la fábrica cerró sus puertas en 1980, tras la muerte del Conde Domenico Agusta, quien era el corazón de la marca. Además las MV son motos muy escasas y demasiado valiosas que probablemente nunca llegaron a pisar nuestras tierras, al menos no hasta la era reciente, cuando la marca ha vuelto a recobrar su vitalidad luego de pasar por diferentes manos, desde que fuera adquirida en 1991 por el Grupo Cagiva, hasta llegar a sus actuales propietarios, la familia Castiglioni, que fueran dueños de Ducati, de Cagiva y de la misma MV años atrás y que a partir de 2010, cuando la compraron a Harley Davidson, han sabido devolverle a esta marca italiana todo el esplendor que tuviera en otras épocas, al mismo tiempo que han logrado dinamizarla gracias a la creación de una nueva generación de modelos, más asequibles, basados en un nuevo motor de 3 cilindros de 675 y 800cc que vio la luz en 2012.

Hace poco se hizo realidad mi sueño, por varias horas tuve una de estas joyas para mí solo, una Rivale 800 que pude disfrutar en mis carreteras favoritas, esas que conozco como la palma de mi mano y que son mi zona de pruebas por excelencia, con abundancia de curvas, asfaltos de diferentes calidades, paisajes de exuberante verdor y cambios de altura constantes marcados por la geografía montañosa de la Cordillera Central.

MVAg_rivale800_ed136_05Las luces de freno se destacan por su originalidad y son uno de los elementos más llamativos de la Rivale.MVAg_rivale800_ed136_04El tablero digital, compacto y con mucha información como mandan las tendencias actuales.

Fueron cerca de 200km muy intensos sobre una moto totalmente diferente a todo lo que hubiera sentido hasta ahora, la Rivale es una mezcla exótica entre un motor, un chasis y unos frenos de una deportiva de carreras, con la postura de manejo de una moto enduro, todo esto da como resultado algo muy cercano a una supermotard, donde vamos sentados muy arriba y muy adelante (881mm), casi sobre el motor, con un manubrio de gran tamaño, con las piernas poco flexionadas y con la panorámica completamente despejada frente a nosotros, sin nada que corte la visual, ni siquiera los espejos, ya que estos son plegables y se ubican en los costados de los cubremanos.

El diseño es algo superior, a otro nivel, cuidado al máximo y rebosante de originalidad, pequeña, compacta y liviana, la Rivale es una pieza de arte que perfectamente podría colocarse en un museo, donde la parte posterior sobresale gracias a sus luces de freno que son una prolongación de los laterales, dejando el centro de la cola totalmente despejado.

MVAg_rivale800_ed136_07 MVAg_rivale800_ed136_06 MVAg_rivale800_ed136_08

La Rivale, como todas las de su familia, es una moto para deleitarse observándola y descubriendo cada pequeño detalle en el que sus creadores pusieron el máximo esmero, con una calidad impecable de todos sus acabados y sumando componentes de la mejor calidad en frenos y suspensiones.

Pero con solo unas pocas horas para sentirla, lo que menos pude hacer mientras estuvo en mi poder fue observarla, casi todo el tiempo mis ojos estuvieron enfocados en la cinta de asfalto que se desdoblaba frente a mí, concentrado en sentir el inmenso poder del tricilíndrico que con sus 125 caballos y una aceleración violenta a medio régimen, que luego se convierte en una pegada poderosa hasta llegar al corte en 13.000rpm, exige al piloto todas sus capacidades y sobretodo mucha calma y cuidado, pues aunque el control de tracción este ahí haciendo lo suyo, el carácter deportivo que destaca a toda MV y sus bríos no se ocultan ni siquiera en el modo “Rain” y constantemente la rueda delantera se despega del asfalto con una naturalidad que al comienzo asusta y después se torna excitante y adictiva. Afortunadamente vamos cargando bastante peso sobre la rueda delantera y eso pone las cosas bajo control, al igual que el gran manubrio que otorga excelente control y seguridad, convirtiendo a la Rivale en una devoradora insaciable de curvas, que en nuestras vías de montaña deja ver todas sus cualidades de inmediato, incluso en asfaltos irregulares, donde unas suspensiones bastante firmes, con 150 y 130mm de recorrido adelante y atrás respectivamente, logran mantener las ruedas pegadas del asfalto y brindar una gran conexión entre lo que sucede allá abajo y lo que percibe nuestro cuerpo, y en esto juega un papel importante el asiento de buena dureza, que no será el más confortable, pero sí muy efectivo para transmitir al detalle cada sensación, cada pequeño rebote, derrape o movimiento, información que se agradece cuando queremos apretar el tricilíndrico, que será la mayoría del tiempo, porque además del magnífico empuje, el sonido es fantástico, o más bien el rugido que producen la admisión y el escape con su salida triple que parece el tridente del diablo, con unos decibeles que incitan a subir las revoluciones.

MVAg_rivale800_ed136_010
Agilidad, rapidez y precisión son tres palabras que pueden describir muy bien las capacidades de esta moto al encarar las curvas. Es una máquina hambrienta de tramos revirados, donde la diversión llega en cantidades, no solo a la hora de encarar las curvas, exprimiendo al máximo el excelente caucho de Pirelli, con unos Diablo Rosso que ofrecen un agarre impresionante, sino también al momento de salir acelerando, que es cuando más se disfruta el tricilíndrico, con ese empuje inmediato y violento, que se transmite desde el puño derecho a la rueda trasera con gran inmediatez, gracias a la efectividad del acelerador electrónico, que exige tacto y finura para dosificarlo, esto mismo se puede decir de los frenos, en especial de los discos delanteros de 320mm mordidos por severas pinzas Brembo radiales de 4 pistones, que son como un ancla, listos para clavar la moto al asfalto con una leve presión en la manigueta, generando una frenada brutal, casi de moto de carreras, que también demanda gran tacto para dosificarlos. Pero lo cierto es que son una delicia a la hora de estirar la frenada para encarar las curvas y maravillosos cuando el objetivo es parar, contando con un ABS que solo entra en acción cuando realmente es necesario.

MVAg_rivale800_ed136_012
Con 125 caballos, cada que aparece una recta con un par de centenares de metros frente a nosotros, es facilísimo pasar de 200km/h y su velocidad final excede los 240km/h, pero con una aerodinámica que deja el cuerpo totalmente expuesto al viento, lo suyo no son las altas velocidades, las cuales resulta incómodo mantener por más de unos segundos, aunque indiscutiblemente hay con que responder cuando se necesita, en las pasadas es implacable, no tiembla ni siquiera ante las naked de litro, pero su terreno definitivamente son los tramos de curvas, ese es su paraíso, donde expresa lo mejor de sí y donde se encuentran sus mejores sensaciones, con un motor que reúne lo mejor de los bicilíndricos y de los tetracilíndricos, con muy buen torque a medio régimen y una estirada que pone a prueba las habilidades del piloto, ya que no estamos ante una moto para principiantes, esta es una montura que exige experiencia, madurez y mucha concentración cuando se quieren buscar sus límites, algo cada vez más difícil con el tráfico actual, por eso es tan divertida en los tramos de curvas, donde la velocidad final es irrelevante y donde sale a relucir la aceleración, la frenada y la capacidad para encarar los giros, aspectos donde la Rivale es privilegiada.

MVAg_rivale800_ed136_011

Tratándose de un producto muy refinado, su precio no es precisamente económico, pero el valor que se paga es retribuido con un diseño, con unos acabados, unos componentes y un desempeño que no defraudan a quien quiera una verdadera deportiva italiana de estilo exótico, donde una postura muy relajada se conjuga con un motor explosivo y un manejo supremamente divertido, un juguete para adultos, una moto exclusiva que no pasa desapercibida y que en manos expertas se convierte en una “rival” de respeto para cualquier deportiva. DM

MVAg_rivale800_ed136_09 MVAg_rivale800_ed136_013MVAg_rivale800_ed136_014MVAg_rivale800_ed136_01

Comentarios

- La electrónica es muy completa pero es poco amigable de configurar ya que el control del comando es difícil de operar. Solo es fácil cambiar el modo
de motor, que se hace desde el botón de arranque.
– La reserva se enciende muy rápido, antes de 150km y el promedio por galón es de unos 55km.

- El tablero ofrece mucha información, pero se evidencia la falta de medidor de combustible.
- Los espejos plegables en los extremos del manubrio son efectivos, pero propensos a golpearse.
- El puesto de atrás no es el más cómodo pero se agradece que tenga asas para el pasajero.

MVAg_rivale800_ed136_015