Cuando nuestra seguridad pende de un hilo que manejan otros

requintar-01

Este 20 de septiembre se produjo un hecho que, por fortuna, no terminó en tragedia. Una gran mancha de aceite se derramó en la vía que comunica al municipio de La Ceja con Rionegro. Este tramo es transitado por ciclistas, motociclistas y automóviles, que desde muy temprano comienzan sus labores en ambas localidades.

24 motociclistas fueron las víctimas a causa de la mancha que un camión derramó, lo que produjo la caída de los motociclistas. A pesar del hecho, ninguno sufrió heridas de gravedad, pero quién responde en caso de que uno de ellos sufra una lesión grave, quede incapacitado de por vida, o fallezca. Si bien el SOAT tiene en parte esa responsabilidad, dónde están los que se encargan de brindarnos seguridad a los usuarios de las vías.

Hace unos meses hablamos sobre lo que era requintar, es decir superar el nivel de gasolina del tanque de un vehículo, igualmente hablamos sobre las manchas de aceite y ACPM en las vías y el peligro que esto representa no solo para los motociclistas, también para los ciclistas y hasta para los vehículos de cuatro y más ruedas.

Hoy, en caso de que el proyecto de ley sobre el SOAT sea aprobado, este tipo de hechos no serían responsabilidad del motociclista, pero sería él quien fuera el encargado de usar su seguro obligatorio para cubrir los gastos médicos.

Por ahora las autoridades del municipio de Rionegro, verificarán con las cámaras de seguridad para ubicar al responsable de este hecho, pero para qué llorar sobre la leche derramada, si se supone que hay revisiones técnico mecánicas que se deben cumplir y se deben pasar, para estar seguros de que todos los vehículos en las calles y carreteras están en buen estado.

Así somos de frágiles los motociclistas y más cuando nuestra seguridad y nuestra vida pende de un hilo que manejan otros.